martes, 5 de octubre de 2010

Donde viven los monstruos

-Seguro que tiene poderes.
Dijo Carol.
-Si es un Rey tiene que tener poderes.
Asintió Douglas.
-Claro que tengo poderes.
La mente de Max trabajaba a toda velocidad.
-Y como soy pequeño, mis poderes se cuelan por todas las rendijas.
-¿en serio?
Judith parecía incrédula.
-Habrá rendijas tan pequeñas que no puedas entrar por ellas.
-Para esas tengo mi abrerrendijas.
-Venga ya.
-Caya, Judith, ¿no ves que tiene un abrerrendijas?
- ¿Y cuando no se pueden abrir?
- Para esas tengo mi súper abrerrendijas.
Todos los monstruos asintieron impresionados.
-¿y qué pasa con la tristeza?
Preguntó el Monstruo
- Tengo un escudo anti-tristeza que nos puede proteger a todos.
-¿A todos nosotros?
-Sí, a todos, y la tristeza no nos alcanzará.

1 comentario:

  1. No será que tu tendrás también uno de esos ¿no? ;)

    ResponderEliminar